lunes, 19 de julio de 2021

MEMORÁNDUM

 *** HAF, a buen puerto el barco.

Gerardo Ruano Cástulo.

En 2018, cuando vino el relevo en el Gobierno Federal; hubo quienes pronosticaron fatalidad para el Gobierno Astudillista. Hablaban de tiempos difíciles en comunicación política. De una relación complicada entre presidente del país y Gobernador. Pero, nada de eso sucedió. No fue así, porque el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, es político de altura. Por encima de cualquier interés partidista o particular, siempre ha puesto el interés del estado.

El diálogo ofrecido con el presidente, desde el principio, siempre fue de respeto. De apostar por la suma de esfuerzos. De hecho, su postura y forma de trabajo, ha sido reconocido por el presidente y miembros de su gabinete federal. La comunicación ha sido buena. Eso, ha sido bueno para Guerrero. La coordinación con la federación en materia de seguridad ha generado disminución en el índice delictivo. Por supuesto, que se desearía un clima con cero delitos, pero todo avance se genera paso a paso; sobre todo en un tema sumamente delicado y complejo como lo es éste. El Gobernador Héctor Astudillo, en los números serios, dejará mejores cifras a las que encontró cuando llegó. Así está, incluso, en los datos del gobierno federal. El punto es, que el Mandatario Estatal ha tocado puertas, bajo la línea institucional adecuada. En la forma correcta. Por eso, el programa gratuito de fertilizante siguió adelante. Por eso, durante la pandemia, Salud federal ha volteado los ojos a la entidad suriana. Innegable, que el Gobernador tejió bien para tener buena comunicación con el Presidente del país. Lo indican las giras del jefe del ejecutivo federal. La reciente de hasta 4 días, habla de reconocimiento al trabajo que se ha hecho durante el gobierno Astudillista. Habla del buen trato con el Gobernador. Ahora bien, tampoco se puede negar que las visiones son distintas. Que posiblemente, a Guerrero le habría caído fantástica la continuación de la zona económica especial, que fue borrada por la 4t. Un proyecto de gran inversión y que tenía el objetivo de elevar las oportunidades en Guerrero y Michoacán. Algo diseñado para mejorar ante el clima de violencia de la región. Tal vez, se hubiesen deseado otros proyectos estratégicos para detonar desarrollo económico. Más infraestructura carretera. Más apoyo al turismo. No lo sé. Pero al final del día. Lo importante son las coincidencias. La posibilidad de ponerse de acuerdo en búsqueda del bien común. A nadie convienen pleitos y los desacuerdos entre los políticos. Lo importante es poner por encima el interés del Estado. Como lo ha hecho el Gobernador Héctor Astudillo. Su trabajo ha sido permanentemente por Guerrero. Por eso, fallaron los pronósticos fatalistas. Claro que hay mucho por hacer. El asunto, es que hay buenas condiciones para seguir avanzando. Hay buen cimiento. Y hay un legado importante en el sector educativo. Es un hecho, que el Gobernador, Héctor Astudillo Flores, ha llevado a buen puerto el barco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario