miércoles, 18 de agosto de 2021

MEMORÁNDUM

 ***Solo con disciplina financiera.

Gerardo Ruano Cástulo

El Gobierno Astudillista está cerrando una gestión, que se ha caracterizado por la disciplina financiera. El camino recorrido por casi seis años, ha tenido muchos escollos que librar. En lo económico, recibió una administración con cero recursos en provisiones para fin de año. Con una deuda, por encima de los 2 mil setecientos millones de pesos.

Y por si fuera poco, con boquetes financieros y obligaciones pendientes por pagar. No recibió las arcas llenas de recursos. Prácticamente, lo que recibió, fueron deudas y muchos problemas por resolver. Al respecto, hemos comentado en entregas anteriores, el clima de inestabilidad social que le entregaron. Un gobierno enfermo de parálisis, al que se rescató de muy buena forma. El Gobernador, Héctor Astudillo Flores, demostró su nivel de hacer política. No era fácil resucitar la vida institucional y lo hizo. No era sencillo, poner en marcha programas, acciones y obras, sin la voluntad de actores políticos y sociales. Ese gran paso se logró. Hoy, está en vías de entregar el estado en mejores condiciones. Inobjetable, que hay pendientes en la agenda. Por supuesto que los hay. Pero ahora, habrá condiciones distintas y favorables, a diferencia de lo que al Gobernador Héctor Astudillo le entregaron. En lo económico, en su oportunidad, el Secretario de Finanzas, Tulio Pérez Calvo, ha informado que a pesar de todos los escollos y los recortes que se han presentado durante el sexenio, el gobierno Astudillista ha puesto mucho ingenio, para salir avantes. De entrada, entregarán una deuda menor, que ahora oscilaría por los un mil 400 millones de pesos. Lo que, es bueno si se observa la reducción. Hoy se debe menos. Pero, también podría ser reflejo de que la disciplina financiera obligó a no contratar deuda, para obras de inversión. Obras que son importantes en la entidad. Y es normal que no lo hayan hecho, ante los desafíos que han enfrentado. No olvidar, que como parte de la disciplina financiera, tiene rato, que el gabinete estatal es de los más austeros del país. Comenzando por el Gobernador, cuyo sueldo ha sido menor a lo que después propuso el presidente del país. A los recortes, se sumó de manera implacable la emergencia sanitaria, por la pandemia del Sars-cov-2. La que, como lo ha informado el Gobernador Héctor Astudillo, ha representado, una erogación de más de Un mil quinientos millones de pesos. El esfuerzo presupuestario ha sido importante. Se debe anotar aquí, que en 2020, Guerrero fue el único estado, que puso en marcha un enorme programa de apoyo alimentario, en distintos municipios, en apoyo franco para Miles de familias en condición vulnerable y más afectada por la pandemia. La emergencia no ha dado reposo. El flujo de recursos es permanente en apoyo a las acciones de prevención. En acciones de concientización. Todo en apoyo a la población. En Medio de todo eso, el gobierno Astudillista se perfila para no dejar deuda. Es cierto, no habrá provisiones para fin de año. Recordar aquí, que el gobierno federal recortó, recientemente, alrededor de Un mil 400 millones de pesos. En lo personal, creo que algo insensible ante la situación del Estado y el impacto brutal de la pandemia. Pero, aún así, la disciplina financiera hace posible que el barco esté a flote. Eso ha hecho posible, en gran medida, el buen ejercicio de gobierno. La disciplina financiera. En tiempos de máxima exigencia. Algo que debiera ser tomado en cuenta, al momento de analizar los logros, en su justa dimensión y sin mezquindades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario