miércoles, 1 de septiembre de 2021

Ingresos públicos aumentaron 8.2%; se superó la meta programada

 *Favorece desempeño de la recaudación tributaria, dinamismo del mercado petrolero y la recuperación de diversos activos financieros; se trata del mejor de ingresos nivel en cuatro años.

Los ingresos presupuestarios sumaron, de enero a julio, poco más de 3.4 billones de pesos, lo que significó un incremento anual de 8.2%, reveló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en su informe sobre Finanzas Públicas y la Deuda Pública.

De esta manera, los ingresos presupuestarios se ubicaron en su mejor nivel desde el 2017, cuando sumaron 3.6 billones de pesos (cifras del 2021).

De acuerdo con la dependencia, a cargo de Rogelio Ramírez de la O, el buen resultado de los ingresos se debió a un buen desempeño de la recaudación tributaria, así como el dinamismo del mercado petrolero y la recuperación de diversos activos financieros.

En total, se obtuvieron 124,416 millones de pesos extras a lo previsto en el periodo. Esto se explicó, en mayor medida, por una captación de recursos extra en los ingresos no tributarios por 153,114 millones de pesos. En total, por este concepto, el erario público obtuvo recursos por 269,093 millones de pesos,18.5% más en comparación con enero a julio del 2020.

“Los ingresos no tributarios se colocaron 153,100 millones de pesos por arriba del programa, mostrando una variación real positiva de 18.5% con relación al monto acumulado durante los primeros siete meses del 2020 derivado, principalmente, de mayores aprovechamientos relacionados con el uso de diversos activos financieros”, explicó la dependencia.

Dentro de este rubro, los recursos que se obtienen por el pago de derechos sumaron 64,682 millones de pesos de enero a julio, 13.9% más que el año pasado, mientras que por aprovechamientos se captaron 200,349 millones de pesos, 22.3% más que el año pasado.

Contribuyentes aportaron más

Otros ingresos que mostraron un mejor comportamiento al previsto fueron los tributarios, los cuales representaron 63.2% del total de ingresos, una tasa por arriba de los promedios de 54.6 y 42.5% de los dos sexenios anteriores.

De enero a julio, las arcas del gobierno captaron poco más de 2.1 billones de pesos por el pago de impuestos de contribuyentes, lo que representó un incremento anual de 2.3%, así, el monto recaudado fue mayor en 11,260 millones de pesos a lo programado.

En este rubro, fue el Impuesto al Valor Agregado (IVA) el que tuvo un mejor comportamiento. Este impuesto, relacionado al consumo, dejó recursos por 671,462 millones de pesos, lo que significó un aumento de 12.6% anual.

En contraste, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) dejó 254,288.3 millones de pesos, 8.3% menos que el año pasado. La caída se explicó, principalmente, a una menor recaudación del IEPS a gasolinas, que cayó 15.7% en medio de la recuperación de los precios internacionales del petróleo que, a su vez, han afectado el precio del combustible a los consumidores por lo que Hacienda ha otorgado estímulos fiscales.

En el caso del Impuesto sobre la Renta (ISR), entre las personas físicas y morales la recaudación fue de 1.1 billones de pesos 0.7% menor a la de un año atrás.

Petroleros, menos de lo previsto

Los datos indicaron que el mayor crecimiento anual en los primeros siete meses del año se vio en el rubro petrolero. A julio el erario captó 507,517 millones de pesos por ingresos petroleros, 59.8% más que el año pasado.

La mayor captación de recursos por petróleo se debió a la recuperación de los precios de la mezcla mexicana. Al cierre de julio, la mezcla se vendió en 70.27 dólares por barril, mientras que hace un año estuvo en 36.94 dólares.

Si bien los ingresos petroleros fueron los que presentaron un mayor incremento con 58.9% anual, la recaudación que dejaron por 507,517 millones de pesos fue menor en 32,426 millones de pesos a lo esperado.

Gasto creció 2.1%

En línea con mayores ingresos, el gasto presupuestario también creció, aunque a una menor tasa. De enero a julio se gastaron poco más de 3.6 billones de pesos, lo que representó un aumento anual de 2.1 por ciento. En tanto, hubo un subejercicio por 43,315 millones de pesos.

El informe de Hacienda señaló que el gasto programable, el que se destina a proveer bienes y servicios públicos a la población a través de las dependencias de gobierno, empresas productivas del estado, el IMSS y el ISSSTE, fue de 2.7 billones de pesos, 4.6% más que el año pasado, mientras que el no programable cayó 4.3% al ejercer 963,656 millones de pesos.

Fue en este último rubro donde se identificó un subejercicio, que se dio ante un menor gasto en el costo financiero de la deuda. En el periodo, el gobierno destinó 397,705 millones de pesos a este rubro, 10.5% menos que el año pasado y 35,052 millones de pesos menor a lo que se aprobó.

“A julio de 2021, las reducciones en el costo financiero y el gasto en Adefas y otros permitieron liberar recursos por 67,400 millones de pesos en su conjunto, en beneficio de rubros prioritarios del gasto”, señaló la dependencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario