lunes, 8 de noviembre de 2021

*La Feria de la Nao de Acapulco

La Feria de la Nao de China O Galeón de Manila en Acapulco, es la más antigua de nuestro país…ni la de Aguascalientes ni la de San Marcos la igualaron en su momento.

Todo pueblito por muy pequeño o grande que sea tiene su feria, el caso de Acapulco, muchos piensan que no la tiene, pero siempre ha estado ahí, muda atestiguando las centurias de 250 años, de 1565-1815.

Posteriormente jamás fue revivida con esa intensidad que se dio, cuando unió a tres continentes, América, Asia y Europa, empezó con ese intercambio cultural y social, especialmente con Asia.

Todo comenzó cuando don Andrés de Urdaneta estableció el llamado ‘Tornaviaje’, ahí marcó la historia de la Nao de China o Galeón de Manila, acto que fue fundamental para la historia del arte, y desarrollo y proyección de Acapulco y la cultura mexicana.

Se estableció lo que hoy podríamos decir un tratado de libre comercio, ese intercambio comercial y cultural con los tres continentes, los galeones transportaban, ideas, gustos, preceptos religiosos, vocablos, conceptos arquitectónicos y pictóricos.

Hasta fundamentos estilísticos, voces populares, costumbres gastronómicas, elementos culturales que marcaron la vida y las costumbres de Filipinas, Asia y México durante 250 años.

Los filipinos trajeron a Acapulco el Ceviche, las peleas de gallos, lo que antes se decía por así decirlo el pozole acapulqueño, hecho de mársicos con maíz; los chinos y japoneses la porcelana, aquí en el puerto se trabajó la porcelana, que después se fue a otros estados del país, pero su origen fue en Acapulco.

También nace el concepto de turismo y lo que hoy es la hospedería, cuando los acapulqueños de ese entonces, hospedaban por una cantidad de monedas a los mercaderes que venían de Así, y Europa, que ya no encontraban donde pernotar.

Varios filipinos se quedaron a vivir en Acapulco y formaron familias y hasta la fecha en los barrios históricos de Acapulco, todavía hay descendientes de eso migrantes asiáticos, y había por el barrio de Petaquillas un restaurante filipino. 

Y tantas cosas más que transformó la cultura de Acapulco y México esa Feria de la Nao de China o Galeón de Manila, que zarpaban en Manila, donde ya estaban galeones de China, Japón y otros países asiáticos en el mes de junio.

Por ello, bajo esos argumentos ojalá que algún día se retome el organizarle al puerto su feria, ya que el concepto de feria es más grande e impactante de lo que hoy organizamos, el llamado festival.

Que sin duda aporta mucho, pero a Acapulco es más que eso,lo deja sin esa tradición, porque el concepto de feria es más grande que un festival, en una feria va incluido todo, festivales, cabalgatas, pelea de gallos, concursos de todo tipo, bailes, etcétera.

La última vez que se organizó fue en 1986 con el acapulqueño de origen, el ex alcalde, el almirante Alfonso Agudín Alcaraz, donde en pequeño cumplió con los requisitos de una feria acapulqueña.

Somos conscientes que realizar el concepto de lo que fue La Feria de la Nao de Acapulco, va para largo, principalmente por ese déficit que se viven administración tras administración que llegan, y a veces donde las ideas escapan.

Pero Acapulco tiene su feria como cualquier otro pueblito de algún rincón del país, solamente hay que recordarlo todos los días, para que quizás algún día, se forme no un patronato, sino un consejo consultivo con su fideicomiso, integrado por el presidente de la república, embajadores de Asia, Europa y Sudamérica y la figura de gobernador y presidente municipal.

Yo Soy

federicosol@yahoo.com.mx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario