lunes, 21 de marzo de 2022

La guerra puede restar 2 puntos de PIB a la UE y uno al mundo: OCDE

*El organismo advierte que las previsiones hechas a inicio de año, antes de la invasión rusa de Ucrania, ya están completamente obsoletas.

La guerra en Ucrania reducirá en un punto el crecimiento de la economía mundial durante el primer año y el impacto será más alto en la Unión Europea (UE), donde en caso de interrupción completa de las importaciones energéticas procedentes de Rusia el efecto puede ser de cerca de dos puntos de PIB.

Esta es la primera evaluación de las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania presentada este jueves por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que insiste en que los efectos negativos se verán en todas las regiones del mundo.

La razón es que la demanda global quedará debilitada y el poder adquisitivo en todas partes se verá reducido por las presiones inflacionistas, ya que el aumento de precios será 2.5 puntos porcentuales más de lo que se esperaba.

Antes de que estallara el conflicto, la OCDE había estimado en diciembre que la economía mundial iba a continuar la senda de la recuperación tras la crisis de la covid, con una progresión del producto interior bruto (PIB) del 4.5 por ciento en 2022 y del 3.2 por ciento en 2023. Esas proyecciones han quedado totalmente caducas.

El secretario general, Mathias Cormann, subrayó que la consecuencia más grave es la pérdida de vidas humanas y “la crisis humanitaria impuesta al pueblo ucraniano” a causa de “la agresión a gran escala” de Rusia contra ese país, que es también un ataque contra los valores democráticos.

LA UE PAGARÁ SU DEPENDENCIA DE RUSIA

La UE pagará su fuerte dependencia de los combustibles fósiles que le compra a Rusia (un 27 por ciento del petróleo, un 41 por ciento del gas y un 47 por ciento del carbón). En la zona euro, la guerra restará 1.4 puntos al PIB, mientras en Estados Unidos el impacto será menor (de 0.9 puntos).

Además, existe un riesgo potencial de que se interrumpan totalmente las exportaciones rusas de energía en dirección de la UE, lo que podría disminuir allí el crecimiento del PIB en 0.5 puntos más y causaría un incremento total de la inflación de unos 3.5 puntos respecto a las expectativas anteriores a la guerra.

Es verdad que el golpe será mucho más duro para Rusia, que con las sanciones occidentales ha quedado aislado del sistema financiero, y debería sufrir un hundimiento del 10 por ciento de su producción. La OCDE ni siquiera ha querido especular con cifras sobre cómo podría quedar Ucrania.

Estos dos países apenas representan un 2 por ciento del PIB mundial, pero tienen una importancia significativa como proveedores de materias primas, no solo de gas o petróleo, sino que por ejemplo representan el 30 por ciento de las exportaciones de trigo, el 20 por ciento de las de maíz.

RIESGO DE HAMBRUNAS

La OCDE alerta de que una interrupción de sus ventas de alimentos al exterior dejaría sin suministro de bienes básicos a muchos países en desarrollo -en particular de Oriente Medio y del norte de África- lo que implica no solo una amenaza económica, sino sobre todo de un incremento de la pobreza y de hambrunas.

Por eso Cormann hizo un llamamiento para que la UE, Estados Unidos y Canadá modifiquen sus políticas agrícolas para incrementar su producción rápidamente, pero sin caer en el proteccionismo.

En cuanto a la asistencia de los tres millones de refugiados ucranianos que han huido a otros países del Viejo Continente, la OCDE calcula que tendrá un costo de al menos un 0.25 por ciento del PIB en la UE el primer año.

Una cifra manejable para el conjunto del bloque europeo, pero que tendrá que ser objeto de solidaridad para que no solo acarreen con la carga los Estados fronterizos con Ucrania, los que han recibido el grueso de los refugiados.

Para hacer frente al choque por el tirón de los precios de la energía, la organización considera que la acción de los gobiernos con medidas presupuestarias puede ser efectiva para limitar el recorte del crecimiento, pero a condición de que sean “temporales” y “selectivas”.

“No creemos que la intervención del mercado sea parte de la solución”, subrayó Cormann, que insistió en que la prioridad es proteger a las familias en situación vulnerable.

Para financiar esas ayudas, una de sus principales ideas es aplicar impuestos que graben los llamados “beneficios caídos del cielo” que están obteniendo las eléctricas en Europa gracias al sistema marginalista de fijación de precios que hace depender la cotización del megavatio hora del gas, al margen de los costos reales de otras tecnologías de generación de electricidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario