miércoles, 2 de marzo de 2022

Reforma eléctrica permitirá a México avanzar de manera ordenada y planificada hacia la transición energética

 *A nivel mundial, el 83% del consumo energético primario es a través de combustibles fósiles.

*De 2018 a 2020, México pasó del lugar 14 al 16 en el ranking de los países que emiten mayores cantidades de CO2.

*Las reglas actuales en el sector eléctrico han generado la concentración de 11 empresas privadas en la generación eólica y solar.

En el marco de la quinta edición de la México Conference 2022, durante el panel México frente al cambio climático: retos y oportunidades para la transición energética, organizado por la Asociación de Estudiantes Mexicanos de la Universidad de Harvard (HUMAS, por sus siglas en inglés), Miguel Santiago Reyes Hernández, director general de CFEnergía y CFE Internacional, abordó la importancia de aprobar la iniciativa de Reforma Eléctrica, ya que brindará al país la oportunidad de contar con un verdadero proceso de transición energética ordenado y planificado, según el contexto internacional, marcado por un consumo energético primario en el que prevalece, con un 83%, el consumo de combustibles fósiles como petróleo, gas natural y carbón; generando que la producción mundial de energía eléctrica también dependa, en un 61%, de estos hidrocarburos.

Explicó que lo anterior se debe a que países como China, India, Estados Unidos y Rusia, dependen -en más del 40%- del consumo de carbón, gas natural, petrolíferos y otros hidrocarburos porque, el incremento en el consumo de energías renovables enfrenta situaciones de vulnerabilidad por la falta de energía base que sirva de respaldo a la intermitencia de las energías renovables, como sucede en algunos países europeos como España y Alemania.

Asimismo, agregó que, en el actual contexto, quienes se han pronunciado en contra de la propuesta de Reforma Eléctrica, han expresado su preocupación por las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) debido a la generación de electricidad en México. Sin embargo, lo anterior es importante plantearlo en su justa dimensión, dado que sectores como el de transporte generan mayores emisiones de GEI, aunque es al sector de generación eléctrica el que mayor presión recibe y al que se le exige una mayor reducción dentro de las contribuciones nacionalmente determinadas. Aunado a ello, México, de 2018 a 2020, pasó del lugar 14 al 16 en el ranking de los países que emiten mayores cantidades de CO2, con una aportación de 1% con relación al total mundial.

Reyes Hernández mencionó que la transición energética es necesaria para el país, sin embargo, el enfoque de la transición llevada a cabo sobre las reglas de generación de energía eléctrica actuales en México ha generado:

*Impactos ambientales irreversibles; La concentración de 5 empresas privadas del 50% de la generación eólica. El fomento al mercado ilegal del autoabasto, pues en regiones como el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, el 67% de los proyectos son para la venta de energía a grandes consumidores, y La concentración de 6 empresas privadas de la generación de energía solar.

Conforme a lo anterior, el despacho actual de energía que pone -de manera ficticia- al precio de la generación de energía limpia como el más barato, ha desplazado al portafolio de centrales de la CFE, lo que implica daños presupuestales pues debe seguir haciendo frente a compromisos de pago de largo plazo generando un saqueo permanente a la empresa productiva del Estado.

Finalmente, el director de CFEnergía mencionó que es importante lograr una transición energética hacia las energías limpias, pero de forma organizada e integral, comprendiendo todas las implicaciones que esto conlleva: la necesidad de mantener energía base, tarifas más accesibles, un sector energético más eficiente, un medio ambiente menos contaminado y equidad para todos los mexicanos y no solo para unos cuantos.

Este panel fue organizado ante la necesidad de acercar a los estudiantes de la Universidad de Harvard -y de otras universidades de los Estados Unidos- con especialistas y actores relevantes del tema con el fin de conocer sus puntos de vista y análisis sobre el contexto actual marcado por la propuesta de reforma constitucional en materia eléctrica que actualmente se discute en México.

Participaron también Alejandra Lozano, oficial de Programa de The Global Initiative for Economic, Social and Cultural Rights; Julia Carabias Lillo, Ambientalista, profesora e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México; Leonardo Beltrán Rodríguez, Subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía (2012-2018), Consejero de SEforALL y de Fundación Por México, Non-Resident Fellow del Instituto de las Américas, Executive Fellow de la Escuela de Política Pública de la Universidad de Calgary, Consultor del Banco Mundial, y Leydy Pech, Apicultora y ambientalista mexicana, ganadora del premio Goldman Environmental Prize 2020.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario