domingo, 8 de mayo de 2022

Héctor Apreza Patrón pierde control político en el Congreso local

*En 2021 dijo que Félix Salgado no era “Dios” y que Guerrero ha existido sin la presencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El coordinador de la fracción parlamentaria del PRI de la 63 Legislatura del Congreso local, Héctor Apreza Patrón, ha convocado hasta el cansancio a la reconciliación y al respeto por el bien de Guerrero, sin embargo, en el contexto del proceso electoral del 2021, minimizó la envestidura del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y afirmó que el senador Félix Salgado Macedonio, entonces candidato a la gubernatura, no era “Dios”. 

Envalentonado, afirmó que esta entidad ha existido sin Félix Salgado Macedonio y sin el presidente López Obrador. Así criticó la inasistencia del senador al primer debate que organizó el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) entre candidatos a la gubernatura. 

“La vida de Guerrero no inició cuando apareció Andrés Manuel o Félix Salgado. La vida de Guerrero es de hace muchos años, muchísimos años, y está formada por gente insurgente, gente rebelde, gente estoica, gente con amor, gente con dignidad”, acusaba. 

Esas declaraciones contradicen el discurso acuñado recientemente en la tribuna de la Cámara de Diputados por Héctor Apreza, quien ahora se desgarra las vestiduras llamando a la conciliación entre legisladores; a la reconciliación social y respetar la legalidad del Poder Legislativo. 

Apreza Patrón exhibe memoria corta, pues siendo también coordinador del PRI en la 61 Legislatura, cuando aún gobernaba su jefe político, Héctor Astudillo Flores, guardó silencio al cumulo de atropellos y violaciones a la ley orquestadas desde ese gobierno. 

En ese tiempo, desde su posición como secretario de la Junta de Coordinación Política, maniobró políticamente y se aprovechó de la buena voluntad del que era presidente de la Jucopo, el morenista Antonio Helguera Jiménez, para frenar asuntos de relevancia porque así convenía a los intereses del gobierno en turno, y lo mismo hizo con Jesús Villanueva Vega, que relevó a Helguera.  

Fue en esos dos años, 2018 al 2021, que se acumularon decenas de casos sin atender por la Jucopo. Ni Apreza ni ningún otro diputado priista se quejaba del rezago legislativo, como lo señalan ahora cuando el gobierno de Guerrero es presidido por la gobernadora Evelyn Cecia Salgado Pineda, postulada por Morena.  

Sin embargo, Apreza topó con pared cuando al frente de la Jucopo, en el tercer y último año de la 62 Legislatura, fue designado Alfredo Sánchez Esquivel, quien repite en el cargo, y continuamente ha sido acusado sistemáticamente de orquestar la “ilegalidad” legislativa.  

En las últimas semanas y ante la falta de argumentos políticos, Apreza exhibe desesperación política dado que las maniobras ya no le han resultado, además de estar perdiendo el control de su propia fracción. 

Sus diputados exhiben rebelión, incluso en la última sesión plenaria del 4 de mayo, permitió que dos de sus diputados, Jesús Parra García y Alicia Zamora Villalva, irrespetaran la envestidura de la presidenta de la Mesa Directiva, la también priista Flor Añorve Ocampo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario