domingo, 16 de octubre de 2022

DE ADICTO A ADICTO

Lo que nadie quiere entender sobre las drogas

Por Ernesto Salayandía García

¿Por qué yo no podía parar?

Comenzaba a las dos de la tarde, pidiendo un tequila doble en copa coñaquera y una coronita, cerveza de ampolleta, la mayoría de las veces me sentaba en la mesa de la cantina sin desayunar y le echaba los tragos amargos de las bebidas, no sabía disfrutar, me doy cuenta ahora, que tomaba por tomar, una tras de otra, pedía de comer y aceptaba la sugerencia del mesero de un buen vino tinto para acompañar la carne, que por muchos años le pedía  termino tres cuartos, bien cocida, tampoco sabía comer, la mayoría de las veces, dejaba más de la mitad en el plato, luego, “pa que amarre, ya en medios tonos, es decir, medio borracho, de pedante, pedía un Sol y Sombra, que es coñac y Chinchón, anís mezclado, por supuesto que después de un par, me levantaba al baño a vomitar,  echando las tripas, sangre sudor y lágrimas, saliendo del baño,  ordenaba mi tradicional vodka Toni y para las ocho de la noche, me sacaban d aguilita, totalmente borracho, dejando, muchas veces mi saco en la silla, igual, dejando una pésima imagen ante comensales y meseros, una imagen muy desagradable,  de alguien que se perdía en el alcohol, sin conciencia, ni noción de lo que es la vida, abandonado de mí mismo, dándole la espalada a la vida misma, a mi familia, a mi trabajo, cayendo en ese abismo, profundo y negro que es La Saliva del Diablo, sin saber a ciencia cierta, el porqué, el porque me tiraba a matar, por qué no podía decir hoy no muchas gracias, el porqué, sin saber por qué tenía que caer como araña fumigada, hasta las cachas y el porqué  de ese enorme vacío que me hacía sentir solo, muy solo.

El alcohol es un detonador de problemas

De alcohólico funcional, me volví alcohólico disfuncional, no logre nunca ser un alcohólico social, de tomarme un par de copas y detenerme,  empezando con una, me seguía de filo hasta perder el sentido, para empezar, ya no regresaba a la oficina a trabajar por andar en la fiesta, cada vez eran,  fueron más fuertes las crudas, las resacas, dolores de cabeza, hueso  y cuerpo, deprimido, neurótico, me quedaba en mi cama, ya no cumplía con mis responsabilidades laborales y comenzaba a carburar, cuando bien me iba, a las dos de la tarde y de nuevo a lo mismo,  a la cantina, al restaurante, no sé   cuánto dinero perdí por mi alcoholismo, que cuánto dinero me metí en cocaína, en morfina, lo que me costaron las idas a los hospitales, lo que me media en consultas y en fármacos controlados, que cuando dinero gaste en cigarros, que cuánto tiempo se me fue de las manos, en hoteles y en las fiestas? No tengo ni idea, pero en cada área, lo gaste de  manera exagerada, fui de todo y sin medida, lo que si se ahora, lo que me dejo mi alcoholismo y drogadicción, me dejo un cuerpo severamente dañado, hipertenso, diabético, sin dientes, ni condición, unos huesos frágiles,  unos músculos muy maltratados y delgados, un corazón deteriorado, muy golpeado,  me dejo fracasos, una ruina espiritual profunda, un cumulo de defectos de carácter y consecuencias, demasiadas  pérdidas  materiales y emocionales, digo, ahora, que no hay quien le gane a las drogas y al alcoholismo, digo también que para mí fue muy fácil, de niño, tomar cerveza y alcoholizarme, lo difícil para mí, fue salir del hoyo, levantarme y volver a nacer, volver a empezar, cualquiera se droga, cualquiera se alcoholiza , pero no cualquiera deja de hacerlo. Vivo de milagro, solo por la Gracia de Dios.

Me complique la existencia

Puedo decir, que en apariencia, todo iba bien en mi vida, hasta que llego la cocaína, que se convirtió en mi amiga, mi compañera inseparable, mi esposa, mi amante, me sucedió, lo que le sucede a todos los enfermos emocionales, que de una sustancia, pasamos a otra y a  otra, sin entender el porqué, mi adicción al polvo blanco fue altamente compulsiva, parecía aspiradora, consumía en cantidades industriales, me daba un servicio, podía beber más, me mantenía despierto y muy acelerado, pero la cocaína, cobro sus facturas, me volví loco, se adueñaron de mi mis demonios, mis delirios de persecución, auditivos y visuales, mi celotipia infernal, mis depresiones maratónicas y mi neurosis extrema, mis huesos se descalificaron, perdí mis dientes, por mis dolores, comencé a “calmarme” inyectándome morfina sintética, terminando, con tres miligramos en la mañana, tres miligramos al medio día y tres miligramos en la noche, de ahí, esta droga me provocaba mucha ansiedad y trastornos mentales, comencé a meterme antidepresivos,  prácticamente, todo el día, estaba dopado, intoxicado y emocionalmente en la lona, llegue a pesar menos de 50 kilos, flaco, amarillo, ojeroso y sin ilusiones, muerto en vida, atrapado sin salida, mi vida era un infierno, en blanco y negro, triste, sin ganas de nada, hundido, perdido, soberbiamente negado, sin amor propio, propiamente, nacido para perder. Comprendo que yo no quería abrir la puerta, hoy sé que  las puertas se abren por dentro, lo sé ahora, esa puerta no se abrirá, si el que está del otro lado, tiene el seguro puesto, así de simple.

¿Pero por qué?

A mí me han costado años de juntas en grupos de autoayuda, de escuchar a un mundo de compañeros, de leer, investigar, estudiar mi interior para comprender por qué caí donde caí, saber si el adicto, nace o se hace, no hay día que no tenga contacto con mi enfermedad y trabaje mi recuperación. Recientemente, levante una encuesta en 300 adictos al cristal, la mayoría menores de 17 años, internos en diversos centros de rehabilitación de la ciudad de Chihuahua, México, en este trabajo de investigación, encueste a profesionales de la salud, a madres de adictos, directores de anexos y elementos de seguridad pública, el enfoque fue el cristal y el resultado que arrojo la encuesta, entre los adictos, que todos, tienen antecedentes genéticos por los dos lados, abuelos, padres, paternos y maternos, alcohólicos y drogadictos, genes neuróticos, depresivos, las emociones, como el lenguaje corporal, la voz como muchas características de la personalidad, son herencias, la compulsión, la ansiedad y la necesidad de meterse sustancias toxicas, revelaron, que la primera droga que probaron, todos, fue el cigarro, de ahí brincaron a la  cerveza y marihuana, inhalantes, pastillas  clonas, otros, después, se prendieron del cristal, la encuesta revelo que todos estos niños recibieron profundas heridas del alma, que son: Las  Injusticias, mal trato, abandono, rechazo, traición, dolor, resentimientos y sobre todo, nacieron y crecieron sin una estructura emocional, sin autoestima y sin conciencia, nacieron torcidos, endosados al rotundo fracaso en todos los sentidos, nacidos para perder, empinados al abismo de las adicciones.

Otro componente de la enfermedad

Esto no es un contagio,  ni un resfriado, es una enfermedad profunda del alma, es mental, física, emocional, espiritual y está ligada a la personalidad, es genética, contagiosa, burlona, progresiva, perra, cruel, incurable y mortal, es peor que un cáncer y lo más triste, es que un hijo de un enfermo emocional, antes de nacer, ya está etiquetado, etiquetado a sufrir y a hacer sufrir. He encontrado en mí, un cumulo de defectos de carácter, patrones de conducta nefastos, equivocados con actitudes inmaduras, toxicas, hablo de mí,  de los enfermos emocionales, enfermos neuróticos que no reconocen  ni aceptan su enfermedad, que tocan fondos, sufren las consecuencias de sus actitudes enfermas y toxicas, se quedan solos, son estos defectos y patrones de conducta, los que hacen a un adicto compulsivo, lo lamentable son los fondos que se tocan, pero lo más difícil, es la recuperación, no se levantan por los viejos moldes, autoestima baja, sin fe, sin ganas, sin compromiso, el adicto, repite las mismas rutinas de la actividad, es mentiroso, irresponsable, incumplido, infantil, neurótico, perezoso, conformista, irritable, intocable, es un tipo mecha corta, egocéntrico y un mundo de defectos que no quiere o no sabe cómo corregir, es un empedernido mediocre, por ello, cuando sale de un proceso, regresa con sus viejas amistades, a estar dormido todo el día, supeditado a la mano de papi, no estudia, ni trabaja, no le echa ganas a la vida, prefiere el camino fácil, drogarse, andar de malandro, no se recupera, se la pasa de recaída en recaída, simplemente, porqué nunca se levantó, la recuperación, no es solo tapar la botella, sino dejar de fastidiar  a los demás, vive y deja vivir, respeto ante todo, es, la recuperación, para seres inteligentes con sentido común, no apta para enanos nacidos para perder.

¿En qué cabeza cabe?

El niño tiene 13 años, víctima de las heridas del alma, perdida de madre, ausencia y abandono del padre, con la genética de la enfermedad por todos lados, abuelos y padres alcohólicos, padres neuróticos, madrastra bipolar, mecha corta, inmadura,  hogar completamente disfuncional, él se ha convertido  en manipulador, controla a todos, es un experto en chantaje emocional, ya fuma marihuana, se mete clonacepan, el otro día, todos, pusieron el grito en el cielo porqué le descubrieron un cigarro electrónico, se hizo un caos, entre cerveza y tequila, por supuesto, padre, madrastra y abuela, se echaron la culpa unos a otros al calor de la borrachera,  el niño, ante la presión, huyo de su casa, se refugió con una tía, la que también entro en la danza de las culpas, porque como se le ocurre darle oídos a un niño que está muy mal, cuando pidieron ayuda, les hable con la verdad les dije a , los tres, están mal, beben demasiado, durante muchos días, hay un pésimo ejemplo,  le señale al papa, fumar marihuana en casa, cerca y delante de él, le das un pésimo ejemplo, tus gritos, mal trato le dije a la madrastra, no es más que acumular sus resentimientos, los estás haciendo neurótico y violento, mientras que a la abuela, le hice ver que es una alcohólica, que se emborracha muy seguido que por sus culpas, complace a este niño, lo más triste, es que lo que viene, son verdaderos problemas , la adicción de este niño, va a crecer,  habrá de sacarles  todos, cenas verdes.- Te pregunto a ti lector.- ¿Quién tiene la culpa del destino de este niño?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario