miércoles, 14 de junio de 2017

MEMORÁNDUM

***Consensos; punto clave
Gerardo Ruano Cástulo
Cuando se menciona el término imposición, de inmediato, la mente nos lleva a pensar, en una decisión arbitraria. En algo que violenta los derechos de otros. En que alguien, pasa por encima de la voluntad de los demás.

Normalmente, esa palabra es utilizada en el quehacer político, para describir el acto de asunción de algún personaje, que carece de los merecimientos. Que se saltó a otros de la fila. Simplemente, por tener algún “linaje” o haber resultado ganador de la rifa del cumplimiento de algún pago de factura.
Las imposiciones dañan. Golpean a la cultura del esfuerzo. Son abono para deteriorar el sistema de relaciones. Crecen las inconformidades y con ellas la división. No hay duda, que la mejor premisa, para lograr escalar, debe ser el trabajo. Los resultados. Esa es la mejor carta de presentación.
La madurez política, a diferencia de las imposiciones, sabe reconocer los liderazgos que ganan los consensos. La historia reciente del SUSPEG es ejemplo de esto. Las imposiciones han perdido contra los consensos. Las ocasiones en que el gobierno perredista de 2005 a 2011, quiso imponer al dirigente estatal, se topó con los consensos de los lideres seccionales, la fuerza del comité estatal y los liderazgos naturales, que decidieron el rumbo.
Adolfo Calderón Nava, actual líder del SUSPEG, logró el consenso histórico que lo llevó, por medio de planilla única a la Secretaría General del Comité Central Ejecutivo. Su gran mérito, más allá de buscar algún padrino o estar en los medios, fue y sigue siendo, el trabajar constantemente a ras de piso. Codo a codo con los líderes seccionales. Por eso, no es casual, que goce de buenos números de aceptación.
Hoy, ante la cercanía del cambio en la dirigencia, ya se habla de algunos nombres, de quienes podrían anotarse para competir en las elecciones. De ellos, quien suena con mayor fuerza, es el oriundo de Iguala, actual Secretario de Previsión Social del Comité Estatal, David Martínez MASTACHE.
Se sabe, que a estas alturas, la presencia de MASTACHE es notable en el SUSPEG, ya que tendría más del 80 por ciento de los consensos, entre los liderazgos seccionales y naturales del Sindicato. Todo en función de los méritos que le respaldan. En su hoja de servicio, por decir lo menos, ha coordinado las dos últimas campañas ganadoras para Secretario General del CCE. Fue dirigente de su sección, la X de Iguala. Su paso por la Secretaría de Previsión Social, habla de un líder que imprime un estilo de trabajo responsable. De mayor eficiencia. De estrecha comunicación con los Secretarios Seccionales.
No es casual, que se haya convertido en el hombre de confianza de Adolfo Calderón Nava. Luego de que la prioridad de la actual gestión suspegista, es la responsabilidad. Carta que también distingue a MASTACHE.
Aún recuerdo, que hubo intentos por buscar una imposición, por encima de los consensos que favorecían enormemente a Adolfo Calderón. Al final, los consensos pesaron más que esos intentos. Hoy, los consensos, tienen ya una tendencia clara. Demasiada clara.
Nada de aventuras políticas. Los liderazgos del SUSPEG le saben apostar al trabajo responsable y con quién garantiza buenos resultados. Y qué decir, de la humildad y sencillez, sello que distingue a MASTACHE.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario