jueves, 8 de junio de 2017

Policías despedidos dicen que su ausencia en las calles desató la violencia

Chilpancingo, Gro., junio 7 de 2017 (IRZA).-Los más de ciento cincuenta agentes de la Policía del Estado que fueron despedidos por realizar un paro de labores en demanda de que les liberaran sus descansos obligatorios, consideran que la falta de vigilancia que ellos hacían en las calles, es lo que desató la ola de violencia en esta ciudad.

“Muchos de nosotros estábamos en las tareas de seguridad en esta ciudad, pero nos despidieron, y nos hemos dado cuenta de que no hay policías en las calles”, afirmó un agente.
Los policías despedidos ofrecieron una rueda de prensa para denunciar que el gobierno estatal se niega a reinstalarlos o en su caso indemnizarlos con el cien por ciento.
Reunidos afuera de las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), los agentes aseguraron que tras ser despedidos, la semana pasada la violencia en Chilpancingo se incrementó, posiblemente porque que los delincuentes se percataron de que la vigilancia policiaca estaba muy relajada.
“Muchos de nosotros estábamos en los operativos en zonas con mayores índices de violencia, y no sabemos si la Secretaría de Seguridad Pública mantuvo los operativos en esos lugares”, afirmó un agente.
Los policías vestidos de civil dijeron que a una semana de que en forma verbal se les notificó de que fueron cesados, el gobierno sigue sin decirles si los va a reinstalar.
Y es que, según los agentes, en las dos reuniones que han tenido con funcionarios de la Secretaría de Administración y Finanzas les ofrecen un finiquito y no una indemnización al cien por ciento, como lo establece la Ley Federal del Trabajo.
En esta semana se les dijo que serían atendidos el pasado lunes, pero les aplazaron la reunión.
Ante ello, los policías estatales ya interpusieron una demanda de amparo por considerar que fue injusto su despido.
Una mujer policía dijo que lo que les hizo el gobierno al despedirlos por exigir sus derechos, fue una injusticia.
“Nosotros hemos entregado casi toda nuestra vida a la corporación, hemos descuidado a nuestros hijos, y en el caso de los compañeros, descuidan a sus mujeres”, dijo la agente que casi rompía en llanto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario