martes, 22 de agosto de 2017

OPINION

Allá son Peores, Don Salvador
Por Manuel Tello Zapata
Si los guerrerenses somos peleoneros y vengativos, los michoacanos son mucho peor que nosotros. Allá se tuvo que hacer un operativo permanente con un Comisionado Federal, para meter orden porque ya eran miles los muertos y las desgracias. Seguramente muchos de ellos fueron asesinados por el sistema, como denomina el Obispo michoacano Salvador Rangel Mendoza, al gobierno.

El conocido clérigo está convertido en un auténtico vocero oficial de la delincuencia organizada. Recientemente anunció que aumentarían los secuestros y la extorsión, porque un importante capo perdió mucho dinero, debido a que el Ejército mexicano destruyó miles de plantas de amapola en su territorio. ¿Será su “cuatachón” ese pobre afectado?
Para colmo, el Obispo ahora pretende desviar la atención a los crímenes que comete la delincuencia organizada, acusando al gobierno de que difama, desaparece y asesina a quien no está de acuerdo con el sistema. ¿Salvador Rangel pretende extorsionar a algunos políticos de esta forma? ¿Algo busca en forma personal?
Todo mundo sabe que en Guerrero, en Michocán y en todo el país existen políticos perversos que en efecto, pueden matar a otros políticos; pero en nuestro Estado no es la norma como pretende hacerlo creer el obispo. Aquí existen más de cinco mil políticos y no más de quince han sido asesinados en los últimos dos años. En su gran mayoría ha sido la delincuencia organizada quien ordena y ejecuta tales casos.
Es por eso que muchos califican a la respuesta que le dio a Rangel Mendoza el Alcalde de Chilpancingo Marco Antonio Leyva Mena, como oportuna y bien pensada: “Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”; en pocas palabras: métase en sus asuntos. Si el Obispo de Chilpancingo quiere dedicarse a la política, que cuelgue los hábitos y cambie de profesión, porque su responsabilidad como jefe eclesiástico es tan grande, que no puede ni debe darse el lujo de meterse en asuntos mundanos. Sus miles de feligreses esperan de él, un mensaje de amor y cariño religioso, no político.
CERTIFICACIÓN POSITIVA.
Con gran éxito se lleva a cabo en Guerrero la Segunda Jornada Nacional de Incorporación y Acreditación para personas mayores de quince años, que deseen aprender y adquirir su certificado de educación Primaria o Secundaria. El Director del Instituto Estatal de Educación para Jóvenes y Adultos (IEEJAG), Jorge  Salgado Parra, informó que en nuestro estado, que cuenta con 3 millones de habitantes, existen todavía 700 mil personas que no saben leer y escribir, y son el 23% de la población total.
Alrededor de medio millón de guerrerenses se encuentran en rezago educativo; no tienen certificado de primaria o secundaria, por lo que el IEEJAG mantiene un esfuerzo diario con sus 16 coordinaciones de zona y 155 sedes, para que los interesados puedan asistir, entrar al programa y obtener sus certificados de primaria y secundaria, con un solo examen que por otra parte, es totalmente gratuito y está avalado por la Secretaría de Educación Pública.
En el sector de metas, el Doctor Salgado Parra espera que para fin del presente año se tengan por lo menos a 72 mil personas debidamente alfabetizadas. En el 2016, el rezago educativo se redujo en un 34%, una meta que nunca se había alcanzado. A pesar de algunos problemas de orden laboral que se van solucionando, el IEEJAG es una de las dependencias estatales que rinden mejores resultados.
Es por eso que el Doctor Jorge Salgado Parra, continúa siendo citado por diversos dirigentes sociales como un firme aspirante a la presidencia municipal de Chilpancingo. Cuenta con una importante estructura política, no tiene cola que le pisen y supo regresar al PRI en el momento más preciso: apoyando con todo al Gobernador del Estado Héctor Astudillo Flores cuando era candidato y requería de todos los apoyos posibles de quienes creían en él, como su amigo Jorge Salgado Parra.
LA INHABILITACIÓN DE HVC
Aun cuando ha sido duramente golpeado en los medios y en las redes sociales, el Diputado local Héctor Vicario Castrejón no debe ser tachado como un funcionario ladrón o corrupto, debido a la inhabilitación que le aplicó la Secretaría de la Función Pública por un período de diez años. Dicha sanción no es por corrupción o desviación de recursos sino por supuesta negligencia administrativa, o lo que es lo mismo, errores en la aplicación de los programas a su cargo.
La inhabilitación corresponde al 2013, cuando Vicario Castrejón fue nombrado Delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), tiempo en que el paso de los huracanes Ingrid y Manuel, semi destruyeron la infraestructura de nuestro Estado dejando a miles de familias damnificadas. El gobierno federal se vio obligado a trabajar con urgencia y prisa para devolver la normalidad a los guerrerenses; fue en ese período donde se cometió la supuesta negligencia administrativa de Vicario, quien asegura que tiene pruebas parar echar abajo esa inhabilitación.
El legislador indica que no se le juzga por la compra de terrenos para construir casas a damnificados, sino por otras cosas que pueden ser echadas abajo con las pruebas que están en su poder. Vicario acudirá a la SFP y de ser necesario, al Tribunal de Justicia Administrativa. El propio Gobernador Héctor Astudillo Flores, sin defender con todo al diputado priísta, manifestó que la inhabilitación de Vicario es un asunto que no ha concluido.
Añadió que como funcionarios públicos están sujetos a este tipo de observaciones, resoluciones; pero también hay recursos a los que todos tienen derecho, haciendo una denuncia objetiva y aportando las debidas pruebas a su favor. No todo está perdido en este caso y el Diputado Vicario, aparte de iniciar su defensa ante la SFP, debe seguir cumpliendo con sus funciones en el Congreso, especialmente en la Comisión de Justicia, que él preside.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario