viernes, 26 de enero de 2018

MEMORÁNDUM

***Veamos sin mezquindad
Gerardo Ruano Cástulo
El estado de Guerrero camina sobre terreno complicado. La administración estatal y gobiernos municipales, asumieron la responsabilidad, en medio de fuerte crisis financiera. A esto le sumamos la inestabilidad social y el tema crucial de la seguridad.

Desde afuera, lo más sencillo es criticar. Es hacer comentarios sin sustento. El Gobernador, Héctor Astudillo Flores, lo indicó con toda claridad, al inicio de su gobierno, que existe un tremendo boquete financiero en Salud. De la misma manera, ha externado, que su gobierno ha hecho un esfuerzo extraordinario, para apoyar con recursos, que completan pago de nómina en el mismo sector y en educación.
Los municipios también han enfrentado severos ajustes que les han pegado. Se aprecia cada fin de año. Batallan para cubrir los pagos de salarios, bonos y aguinaldos. Adherido a esto, la demanda de servicios se ha incrementado. Se palpa en municipios, como la capital del estado, que hoy trabaja en recomponer el rumbo en temas de agua, basura, alumbrado y obra social.
Con recursos limitados, extremadamente limitados, por el boquete, más el pago de obligaciones que irresponsablemente no se hicieron en otras administraciones, así como el llamado gasolinazo, es un logro enorme, que el Gobierno Astudillista, mantenga el barco a flote.
La apuesta del Mandatario Estatal ha girado en torno a la austeridad. Racionalización de los recursos. Hacer más con menos. Y por supuesto, el cimiento más importante, apostarle a la transparencia y honestidad.
No es casual, que se haya recuperado la vida institucional. Que los tres poderes estén trabajando. Que los asuntos se atiendan y resuelvan por la vía del dialogo y los acuerdos. Detrás de esto, existe una gran disciplina financiera, lo que no esgrime, que existen aún grandes rezagos y pendientes que se deben estar atendiendo. Uno de los más notables, es el tema de salud.
En el caso de los municipios, tampoco es nada sencillo. De ahí, que ahora en vísperas de las campañas electorales, no nos vayan a vender promesas de fantasía los candidatos; como aquello del Foxazo, de que en 15 minutos arreglan las cosas. El asunto es complejo. Se requiere de candidatos maduros. Políticos y políticas de experiencia. Que en serio, conozcan y sepan lo que van a hacer.
Será sencillo, tal vez, abrir la boca para hablar de los problemas; el punto es que eso, ya todos los sabemos y lo sentimos a diario. El gran reto, es hacer que los municipios, por ende el país, avancen. No que nos vendan discursos baratos. Pura demagogia. Esto requiere de un proceso y mucha disciplina.
Guerrero camina por un tramo turbulento. El Gobernador, Héctor Astudillo Flores, ha logrado, con su trabajo, hacer que la gran mayoría, de los que viajan en el autobús, estén de acuerdo, en buscar los mecanismos y emprender acciones, para lograr salir de ese sitio.
Lograr eso, con recursos muy limitados, es algo, que sin mezquindad, se debe reconocer. Porque de afuera, sin esforzarse o desde la comodidad de un sofá, las cosas se ven fáciles. ¿O no?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario