lunes, 17 de diciembre de 2018

SIN FIN DE HISTORIAS

(Por: Ramiro Arturo Barrera Moreno)
Camino por la playa y la encuentro sucia, llena de inmundicias y por más que busco un bote de basura para tirar las cascaras de cacahuate que me vendió un ambulante, no veo ninguno por ningún lado, de pronto siento un golpe en la espalda al mismo tiempo que escucho un coro que grita ¡goooool!. Volteo molesto y veo a un grupo de personas jóvenes y ya no tanto, que juegan futbol sin tener consideración por las personas que caminan a su lado.
Pensé si me pongo picudo me van a dar pamba entre todos, mejor me resigno. Sediento me acerco a un carrito de nieve que circula como Pedro por su casa sin que lo molesten, le compro una nieve y le pregunto ¿oye que no leí en el periódico que ya no iban a permitir el ambulantaje en las playas? Me responde: ¡hay jefecito, la lana ablanda más que el cebo!, solo los tarugos que no se “ponen bien” no entran a la playa, yo tengo una madrina regidora que me protege a mí y a muchos con una módica cuota.
Me retiro de la playa y recorro lugares del centro del puerto donde se vende de todo: plantas de noche buena, chinampinas y “cuetes” nacionales pasando por las “cebollitas”, las “palomas” chicas, medianas y grandes llegando a los petardos capaces de causar destrozos en partes del cuerpo. Así como productos de importación made in china. Con nombres sugestivos como “missiles”; “R 15”; “devil’s face” o “rain of stars”, le pregunto al puestero que como le hicieron para que les permitieran instalarse y me responde: “al principio no querían darnos el permiso, pero pagando 15 mil por puesto se convencieron que no puede morir esta bonita tradición, remata diciendo “con dinero baila el perro”. Digo para mis adentros ¡y hasta el dueño del perro!
Platicando de esos detalles con algunos parientacos que visito me dicen: “el actual presidente es un  joven que trae el signo de pesos en los ojos, su familia es de dinero y de poder, han sido empresarios y políticos, beneficiándose del gobierno para consolidar su inmensa fortuna personal. Trata a los trabajadores con despotismo, corrió a mucha gente y no los quiere liquidar ni siquiera pagarles el aguinaldo a que tienen derecho, dizque está bacheando las calles pero nomás les embarran chapopote, según está reordenando a los ambulantes de playas, calles y mercados, pero nomás los presionan para cobrarles los permisos más caros y si vas ahorita al centro verás que ni siquiera adornaron con motivos navideños ¡es una calamidad!  Pero el Gobernador ya se dio cuenta de eso y dicen las malas lenguas que hay una mala relación y  le pondrá freno, se pronostica que no terminará su mandato, más ahora que el gobierno de López Obrador les vigilará las manos para evitar la corrupción.
Realmente sorprendido, desconcertado y patidifuso concluyo: No cabe duda que este señor Fernando Yunes Márquez es todo un bebesaurio peligroso para los ciudadanos del puerto de Veracruz donde estoy de visita en estos días en viaje relámpago. Extraño mi Zihuatanejo hermoso, donde ¡gracias a Dios! No suceden estas fregaderas y vivimos “casi en el paraíso”.

1 comentario:

  1. JA JA JA QUE BUEN COMENTARIO, ARTURO, VERACRUZ Y ZIHUA LO MISMO
    Y ESO DE QUE EN ZIHUA ESTAMOS "CASI EN EL PARAISO " LO DUDO ??????

    ResponderEliminar