martes, 29 de junio de 2021

La recuperación precarizada en el mercado de trabajo

 CIUDAD DE MÉXICO.- La pandemia del COVID-19 ya sobrepasó el año de estar entre nosotros y el mercado de trabajo apenas va mostrando algunas señales de recuperación insuficiente en los niveles de empleo. El segundo semestre del 2020 fue fatídico para la economía, pues el coronovirus significó la salida de más de 12.5 millones de personas de la PEA (Población Económicamente Activa).

Por ahora, la reapertura de la economía de manera escalonada benefició en alguna medida la recuperación del empleo. Sin embargo, al revisar las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) es fácil constatar que la recuperación aún está lejos. Los datos arrojan que aún existe una brecha de importante de personas desocupadas. De los 12.5 millones de personas que salieron de la fuerza laboral, 10.6 millones han retomado la ocupación. Esto implica que la población ocupada se situó en 53.8 millones de persona, 2 millones menos de las que había en marzo del 2020. La cifra de mayo de este año reportó un incremento de la ocupación de 56,303 personas.

Si bien se dio un avance, este ha sido insuficiente por dos razones: la primera es que la recuperación de empleo se dio entre sectores de impacto moderado sobre el resto de la economía; y porque los empleos recuperados son de bajo nivel salarial y vinculados a la informalidad. De hecho, todos los empleos generados en el mes de marzo de este año se dieron dentro de la economía informal. Lo anterior implica que si bien se dieron avances, estos fueron a costa de la calidad del empleo.

Al revisar con cuidado se puede percatar que la precarización laboral ha sido la gran ganadora de todo este proceso. En marzo de este año, 1.2 millones de personas se sumaron a la condición de trabajo informal, mientras que 354,498 trabajadores salieron del sector formal. Y es que la “recuperación” en el sector informal ha sido constante a partir de enero de este año, con un total de 28.9 millones de personas en el primer mes del año, 29.4 millones para febrero y 30.6 para marzo. Esto deja la tasa de informalidad laboral en 56.8 por ciento.

Por otra parte, la recuperación de la ocupación laboral se concentró en las actividades primarias (agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca), con un aumento de 758,000 trabajadores; el sector servicios también mostró una ligera mejoría en los empleos con una recuperación de 526,000 trabajadores enfocados, sobre todo, en las actividades de restaurantes y alojamiento. El aspecto negativo tiene que ver con el sector secundario, pues en la industria siguió la racha negativa aún durante esta fase de “recuperación”, al perder 552,911 puestos de trabajo. Todas estas cifras sirven para matizar la idea de que en México se han reincorporado al trabajo 8 de cada 10 personas que perdieron su empleo. El panorama arriba señalado deja ver que se está modificando el mercado laboral en donde las condiciones se han reconfigurado para precarizar aún más el empleo.

Otro indicador importante a revisar es la tasa de subocupación, que muestra a ese porcentaje de población que ya está empleada, pero que está en busca de otro adicional para poder complementar su ingreso. En marzo del año pasado estuvo en 9.1 por ciento y en marzo de este año se ubicó en 13.2 por ciento. No cabe duda de que se ha dado una reducción de este valor, a lo largo de este año, sobre todo al compararlo con mayo del 2020, cuando llegó a 29.9 por ciento. Al compararse con marzo del 2020, el sector de la economía que concentra la mayor parte de la población subocupada es el terciario, con 1,556,007 personas.

No cabe duda de que el reto es doble: tiene que ver con el alcance de los niveles pre-covid en el mercado de trabajo, el cual traía una tendencia negativa, pero además con la calidad de los trabajos recuperados. Según la información, la “recuperación” se ha dado principalmente en el sector informal y en puestos de trabajo que obligan a las personas a buscar otro adicional, pues los ingresos que reciben en el sector informal son, como podría esperarse, insuficientes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario