lunes, 12 de noviembre de 2018

TRAZOS…TIME

*El relevo de la dirigencia del PRI en Guerrero, adelantados o remisos
Federico Nogueda Berdeja
‘Dirigir al PRI le pasa como al cohetero del barrio, si no truena la piedra se molestan y si truena también…’
Es claro que a varios grupos priistas han comenzado con la preparación para la sucesión de la gubernatura en el estado de Guerrero, algunos ya han comenzado a calentarse, para pensar en el relevo de Heriberto Huicochea Vázquez, en la dirigencia estatal del PRI.

Pero antes cabrá destacar el trabajo político de Huicochea y Gaby Bernal en el comité estatal, el trabajo de restructuración de los comités municipales, sectores de la CNC, CNOP, Juvenil, Mujeres, se realizó ante una elección del pasado primero de julio que fue responsabilidad de todos los priistas.
Aunque por ahí no faltó algunos grupos que quisieron tristemente endosar los resultados solamente al comité estatal, como si el comité escogió a todos los candidatos autoritariamente, pero bueno es parte quizás de una estrategia para arribar súbitamente al comité.
De esta forma, la cama está puesta para quien llegue al comité estatal, el trabajo ya se realizó, quizás solo reforzar algunas detalles o cambios en algunos comités o sectores, y por supuesto preguntar a las bases o seccionales el perfil o cómo les gustaría el nuevo dirigente.
Por supuesto los candidatos ahí están, sólo esperan los tiempos y momentos, algunos priistas consultados, han señalado en decir que, de acuerdo al nuevo momento del AMLO y Morena, la sugerencia podría ser, volver a un priista experimentado, sensible, político-político, con carisma y trabajo.
Como los casos de Celestino Bailón Guerrero, Cuauhtémoc Salgado Romero y Héctor Vicario Castrejón entre otros, experimentados que podrían dar buenos resultados, por su trabajo realizado en su momento, de acuerdo a algunos priistas consultados.
Aunque cabría destacar, que los estatutos de ese partido dicen que aquellos personajes que han sido dirigentes mediante la elección de delegados o consejeros para un periodo, no podrán ser dirigentes, habrá que ver quién de los nombrados, ya fue por elección y por un periodo determinado.
Pero también están los nuevos, de lo que se filtra que podrían ser apoyados por el diputado René Juárez Cisneros y el propio Gobernador Astudillo, entre ellos se menciona Cesar Armenta, ex secretario particular del Ejecutivo local, y candidato perdedor a diputado local.
Quien representa una nueva generación de priistas, con carisma, entusiasmo, honestidad y ganas de trabajar, pero sin experiencia política y partidista, aunque con el apoyo del gobernador equilibraría un poco sus circunstancias, por ser gente cercana al ejecutivo estatal.
Aunque de Cesar Armenta era señalado constantemente en la Secretaría Particular, como un personaje, que te saludaba, atendía, te sonreía, accesible, ameno, pero casi nunca te resolvía algo, a menos que la instrucción viniera del gobernador, o hacia excepciones solo con la gente de Chilpancingo y del distrito que aspiró.
Está también, Daniel Pano Cruz, colaborador cercano al ex gobernador René Juárez Cisneros, político, también atento, accesible, con un poco más de capacidad de repuesta, mayor autoridad y experiencia, y los priistas que apoyan que llegue un ex dirigente, ven con buen gesto una posible llegada de Daniel Pano.
Otro que se especula podría ser apoyado por el gobernador es Esteban Albarrán, el ex alcalde de Iguala, ex senador, quien podría llegar al comité estatal, aunque su personalidad y carácter, no muy accesible, serio, en estos tiempos donde la accesibilidad es determinante, le complicaría un poco.
En ese mismo sentido está José Manuel Armenta, ex delegado de SEDESOL y SEDATU federal, también cercano al diputado federal René Juárez Cisneros, quien es accesible, saludador, atento, también con un poco más de capacidad de respuesta, aunque sin experiencia partidista, y quizás le falta un poco de mayor carácter para enfrentar al priismo exigente y a veces gandaya.
Aunque todavía falta un poco para el relevo del dirigente estatal del PRI, que podría ser en enero o febrero, quizás más si no hay acuerdos en la convocatoria, la idea del nuevo dirigente sería que tenga el respaldo fuerte, serio, e imparcial, para preparar al que sería el candidato del PRI a la gubernatura, porque al final, esa es la calentura que mueven los cambios, a la sucesión gubernamental.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario